miércoles, 17 de diciembre de 2008

Espejismo

Hace muchos años, en una galaxia muy lejana, me diste tus palabras, que activaron un resorte y mi alma se desbordó. Era la época en que viajaba por los días transportada en las alas de la emoción, de la vida que se vive y no solo se ve. Cuando invadimos pacíficamente Portugal y lo anexionamos a la República Federal Socialista de España. Cuando me cantabas canciones de amor cortés acompañándote del laúd, ante el fuego del campamento.

Después, como ya te dije, te retiraste y me dejaste sola en el campo de batalla, con mi armadura ya oxidada y mi espada nueva ya de dudoso filo. Al principio quise creer que necesitabas esa ausencia para arreglar tus asuntos en la retaguardia. Después, ahora, ya casi me resulta imposible seguir pensándolo. Más bien creo que, sencillamente, no quieres continuar en esta lucha contigo. Que te he decepcionado como compañera de batallas. O (opción menos espantosa) que interpretaste mal mis motivos para reclutarte. Y que aquellos testimonios que guardo impresos en mi mente y en mi disco duro sólo respondieron a un espejismo. Un espejismo que acabó para ti bruscamente, antes de lo que yo hubiera podido imaginar. Un espejismo que para mí acabó materializándose, sin descartar que acabe rompiéndose en más pedazos que el tuyo.

Y volví al vacío, a la rutina. Los días eran opacos, de nuevo.

Dijiste que no había antídoto, y yo que sí existía, aunque doloroso. Inyectarme el anticuerpo destilado de tu sangre. Después, la operación definitva que extirpará el vacío donde antes residían los sueños que ya nunca se cumplirán, la pequeña esperanza de un día más de ilusión. Y luego, esa anestesia a posteriori, esas borracheras con los amigos que, gracias a los dioses, siempre están ahí. Voy a hacerlo, ¿qué otro remedio me queda?

Me diste tus palabras. Me regalaste la espada para luchar por la causa común. Vida, poesía y alguna elocubración lúbrica. Me diste frágiles tesoros sin precio en el mercado. Tinta negra sobre los papeles bancos.

Y el viento se los llevó.

No hay comentarios: