miércoles, 17 de junio de 2009

¡Arriba España con todos sus símbolos!

Algunos porque son artísticos; otros porque, técnicamente, presentan dificultades de extracción y traslado; los terceros porque fueron hechos por "suscripción popular" o no exaltan valores demasiado deleznables. Los argumentos son tan poco convincentes como "No es visible desde el exterior del recinto" (o sea, sólo los disfrutamos nosotros), "Su retirada sería costosa" (y todos esos desfiles de orgullo español, baratísimos), es un "recuerdo privado"(qué conmovedor), "Se desconoce el interés de ninguna asociación o medio de comunicación por su futuro" (no hay ningún interés porque algo así no debería de tener futuro, mamones), "El lugar de su ubicación no tiene tránsito de personal" (claro, y el árbol que cae en el bosque sin ser presenciado por nadie en realidad no ha caído, pongámonos un poco solipsistas),"Es que la fachado donde se halla está protegida" (¿la fachada? ¿No serán "los fachas" los que están protegidos?).

Estas son las "valoraciones iniciales" realizadas por mandos militares sobre los 336 símbolos franquistas existentes en edificios propiedad de Defensa, que han sido listados recientemente en el catálogo de 585 vestigios franquistas en inmuebles de la Administración del Estado elaborado por el Gobierno; sobre esta lista, y en aplicación a la Ley de Memoria Histórica, una comisión técnica de expertos decidirá cuáles suprimir y cuáles conservar. De estos 336, los militares sólo acceden a que se desmantelen 25, y ojalá me equivoque, pero visto lo visto, si esta Ley tan amenazada ya contaba con tan graves deficiencias de base, ahora su escasa voluntad de implantación y los resultados de la misma nos van a hacer añorar sus propósitos iniciales. Lo siento, tengo que decirlo: ¡Arriba España!

Tortuga - Defensa ofrece retirar sólo 25 de sus 336 símbolos franquistas

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tus comentarios me producen ciertos escalofríos porque traen a mi memoria un detalle aparentemente sin importancia acaecido una docena de años atrás.

Resulta que cumplía con mi obligación como macho ibérico defendiendo la Patria Española con mi sangre si fuere menester del moro infiel y traicionero...

Cuartel Alfonso XII del RIL Nº52 de Regulares de Melilla... El monte gurugú al fondo... Cuarto de los trastos... Puerta casualmente entreabierta... Pregunto al Brigada "¿Qué se guarda ahí?"... "Cosas que se pueden utilizar algún día", me responde... Mi mirada que se va con curiosidad hacia la abertura... Entre la penumbra veo viejos muebles... Y sobre ellos... Una vieja bandera... Y un cuadro... Un retrato... Mis ojos se abren como platos... La bandera rojigualda tiene un tétrico pollo con aura de santo... El tío del cuadro tiene poco pelo y un fino bigotillo, viste de uniforme y la Laureada de San Fernando cuelga disciplente en el bolsillo de su pecho...

Y recuerdo entre pesadillas muchas noches las palabras de mi querido Brigada... "Cosas que se pueden utilizar algún día"... "Cosas que se pueden utilizar algún día"... "Cosas que se pueden utilizar algún día"...

El enmascarado espantado

Eva Mª Durán dijo...

Ja ja ja ja. Lo que me cuentas (muy bien escrito, además) es de auténtica peli de terror, Enmascarado! Yo antes creía que que los militares del antiguo régimen irían pasando a mejor vida poco a poco, como es ley temporal, y que serían sustituidos por jóvenes con ideas diferentes (de hecho conozco a algún que otro militar y policía comunistas, y todo), pero creo que de alguna manera la caduca tropa del franquismo se las ha arreglado por perpetuarse en el tiempo, o bien sus almas ocupan los cuerpos más jóvenes de los actuales mandos militares por algún pacto diabólico o ritual esotérico. Sí, es para echarse a temblar.