domingo, 7 de junio de 2009

Cutreanálisis de unas cutreelecciones

Hay un detalle en los resultados de estos comicios que me produce un cierto y malsano consuelo. Y no es, como informa mi compañero de EUiA de Mollet Marco Gómez, los buenos resultados de Die Linke en Alemania, el ligero repunte del PCF y otros en Francia, y el 20% de la izquierda alternativa en Portugal, que sí; ni siquiera que Izquierda Unida haya mantenido sus diputados a pesar de la pérdida de votos, aunque también. No: es que de pronto me he dado cuenta que la euroestupidez, que hasta ahora consideraba patrimonio exclusivo de los españoles, se generaliza por momentos, y ya se sabe, a mal de muchos consuelo patriótico de tontos.

Me refiero, como ustedes ya se imaginarán, al subidón experimentado por la ultraderecha en países como Holanda y Finlandia (aunque esto no es nuevo, siempre nos sorprende) que teníamos como nuestro objetivo educativo y social. Y también, como asimismo supondrán, a ese quesito azul como la camisa nueva con la que se canta el Cara al Sol en que se ha convertido el Parlamento Europeo con la inestimable ayuda de nuestro ínclito PP.

La jornadas de ayer fue agotadora, he de irme a trabajar y tengo poco tiempo. Aparte de eso, no soy socióloga ni politóloga, sino sólo un periodistilla aprendiza de todo y maestra de nada; avanzo estos argumentos porque problablemente mis análisis pecarán de irreflexión y falta de fundamento y les sobrará personalismo, pero son los míos y esto es lo que hay. Ahí van.

En cuanto a lo sucedido en estos países paradigmáticos del nivel educativo y el estado del bienestar, opino que hace tiempo que ya no son lo que eran. Las privatizaciones de los servicios y una mala gestión (yo creo que completamente voluntaria, nada mejor para los intereses de los poderosos que inventarle un nuevo enemigo al pueblo) de la inmigración han logrado este estado de opinión. Como dije ayer en mi Facebook, el voto de la derecha es siempre el voto del miedo, es el voto que va a buscar y a sacar a la luz nuestros más primarios instintos en ausencia de nuestros cerebros cada vez más lobotomizados por el pan transgénico y el circo embrutecedor que es el ocio actual. Y la derecha se retroalimenta: paradójicamente, así es la condición humana, no me canso de repetirlo, menos estado del bienestar equivale a más tembleque social, y más tembleque social equivale a más derechona. En tiempos de crisis es cuando los discursos fascistas y pseudofascistas arrraigan más en la población, y si no piénsese en la Alemania post primera derrota mundial. Si a todo esto se añade la banalización informativa de estos comicios, tendremos la abstención, que todos sabemos a quien favorece, como guinda del pastel. Y gracias a este miedo y a esta pereza de los ciudadanos en llevar el timón de nuestra vida y de nuestra sociedad, que nos hace ser receptivos a todas las excusas que se nos facilitan para no participar, nos espera una Europa que combatirá la crisis aplicando directivas de la vergüenza, bajando los impuestos a las grandes fortunas, reduciendo el gasto social, instaurando el despido libre y, en suma, dándonos por culo a los trabajadores y trabajadoras si seguimos en esta deriva y no hacemos pronto algo útil al respecto. Arriba Europa. Arriba siempre.

Para acabar, hay dos análisis que no realizaré: primero, el de la autocrítica. Sé es necesaria, pero también que se está convirtiendo en un vicio, alimentado por este complejo de culpa por ser demasiado puros o demasiado estratégicos o demasiado intolerantes o demasiado pactistas que arrastramos los de IU y EUiA. Que no somos perfectos, desde luego; que hemos de mejorar, es evidente; que se impone unir fuerzas y recuperar sensibilidades arrinconadas o fugitivas, incuestionable. Que la culpa de todo es nuestra, en absoluto. Hemos hecho muchas cosas bien. Cada vez las hacemos mejor. Estoy muy orgullosa del movimiento en el que milito a pesar de todos sus errores. Y hemos hecho una campaña cojonuda, además. He dicho.

El segundo es el de Italia.

Estoy esperando que alguien me diga como un pueblo al que respeto y al que considero inteligente (al menos, en la media europea) como es el transalpino ha continuado apoyando a ese payaso fascista, corrupto (y corruptor), manipulador, mentiroso, machista, rijoso, inoportuno y estúpido en grado sumo (aunque no tan estúpido como para no mantenerse en el poder y parece ser que menos que los que le votan). Me he quedado sin palabras.

5 comentarios:

Eva Mª Durán dijo...

Me comento a mí misma. Se me ha olvidado anotar los resultados de la ultraderecha en Dinamarca e Inglaterra (el análisis va en el mismo sentido) y la contribución al aumento derechista (o ultaderechista?) de la fanática de Rosa Díez y su Unión por el Retroceso y la Dictadura.

RGAlmazán dijo...

Eva en Italia Berlusconi ha empezado a pagar. En la última semana ha bajado diez puntos de las encuestas a la realidad. Es verdad que todavía gana, pero es un punto de inflexión. No se puede dar en unos días la vuelta total. De hecho el propio Cavaliere ha admitido que sus "apaños" le han hecho perder una victoria histórica.
Un beso.

Salud y República

Eva Mª Durán dijo...

Sí, supongo que tienes razón, Rafa. A mí me parece insuficiente, pero tal vez yo he pecado de impaciente y/o ingenua y las cosas no van tan deprisa. Salud y República también para ti!

Anónimo dijo...

Me alegra leer este Post tan ilustrativo y tan bien escrito. Es una lástima que por mi trabajo "represor" no haya podido centrarme en él antes y como hubiera deseado.

Creo que has dado en el clavo una vez más al afirmar que la Derecha reafirma su existencia y necesidad de estar en el Poder cuando vierte sus dircusos y políticas en loq ue toca la fibra a la gente: el trabajo. Y la crisis ha sido un campo de trabajo perfecto para llevar a cabo sus más mezquinas acusaciones hacia el Gobierno, que, aunque tenga parte de la culpa (por no ser previsor y alimentarse presupuestariamente de los mismos elementos que nos han abocado aesta crisis).

Pero la Derecha va siempre más allá. Azuza el fantasma de la ignorancia y el miedo para que el pueblo descargue sus frustraciones y amarguras con la población inmigrante, verdadero chivo expiatorio multiusos.

Porque quien explota a esos inmigrantes son los empresarios. Ergo los culpables son ellos.

Pero se le da tan bien el mensaje populista al pp... Menudos ciudadanos Kane que tiene en sus filas...

P.D.: DERECHA es lo que se ha querido y ojalá DERECHA sea lo que tengamos. SÍ a las 65 horas semanales. SÍ al despido libre. SÍ a la jubilación a los 70, 80 ó 90 años.
Tenemos lo que nos merecemos. Pero yo al menos no les haré caso en ninguno de esos preceptos. Anarkía y Cerveza fría.

P.D. 2: Lo siento, Eva, pero es que a mí Italia siempre ha sido desde Mussolini la Versión 2.0. de la pillería e idiosincrasia españolas.
Italy is different.

Il cavalieri enmascarati

Eva Mª Durán dijo...

De acuerdo, Enmascarado, sólo que me resulta difícil pensar que el pueblo en el que nacieron las grandes pintores del Renacimiento se rinda a ese ser sin nombre ni forma. Y tampoco me gusta poner etiquetas a las naciones y a las culturas. Un beso.