domingo, 28 de junio de 2009

A propósito de Honduras y de la manipulación informativa de El País & cía

Aquí os copio la introducción de: ¿De dónde vinieron los tiros? Análisis crítico de las noticias de El País sobre la matanza de Puente Llaguno (Caracas, Venezuela, abril del 2002), un trabajo que tengo publicado en 'Rebelión'. Es de actualidad tras la cobertura que el fantástico periódico de referencia de las izquierdas (ja ja ja) está haciendo últimamente de algunas noticias, entre las cuales el tema de Honduras ha sido escandalosos; y también porque la 'progresiva reduccíón de las plantillas' de la que habla es ahora más patente que nunca.

"El estado de indefensión en el que se encuentra el ciudadano medio ante los medios de comunicación en la actualidad es más que preocupante: razones varias, como la sobreexplotación de los periodistas motivada por la progresiva reducción de plantillas, que hace que estos normalmente escojan la salida más fácil (el conformismo con el estado actual de las cosas); la dependencia de los medios de comunicación de las elites político-económicas (de las que, agrupados en grandes grupos de comunicación, forman parte); y el periodismo entendido como entretenimiento al servicio de la audiencia y la publicidad y no como información lo determinan. Ramonet da unas claves sobre esta modificación de la producción periodística:

Cada vez más el discurso, el mensaje es sencillo. Un mensaje simple quiere decir que es un mensaje que va a utilizar muy pocas palabras, un número de palabras muy limitado. [...] Hay una especie de voluntad de simplificación, y evidentemente la simplificación digamos más elemental es la concepción maniquea de las cosas. [...] La segunda características es la rapidez. La información debe ser consumida rápidamente es decir, sea cual sea el valor de la información va a tratar de darse en un espacio muy corto. Por ejemplo si es la prensa escrita, se va a expresar no solo con palabras muy sencillas, sino en frases muy cortas. Los títulos van a hacer casi un resumen, una síntesis, de lo que dice el texto. Las noticias, pocas noticias, tendrán más de dos o tres folios, muy pocas noticias y, evidentemente en dos o tres folios hay muy pocas cosas que se pueden explicar. [...]

y

Por fin, tercera característica es el aspecto digamos en el que estas informaciones por consiguiente con palabras muy sencillas, descritas de manera muy maniquea, dichas muy rápidamente el objetivo también que se está buscando es un objetivo de tipo emocional, se está buscando a suscitar emociones; por ejemplo se está buscando o hacer reír o hacer llorar, se está buscando distraer en realidad, la información está hecha para distraer, es cada vez más una forma de la distracción.

y

La información es, antes que nada, una mercancía [...] sometida a las leyes de la oferta y la demanda, y no a otras reglas como podrían ser las derivadas de criterios cívicos y éticos.

Sin embargo, es muy difícil sustraerse a la creencia, común y largamente aceptada, de que la prensa (sobre todo la prensa que elegimos, la prensa que habla en nuestro lenguaje y explica el mundo a nuestra manera) siempre dice la verdad. Parece que el público se resiste a aceptar la historia de manipulaciones mediáticas que se viene desarrollando en estos últimos tiempos. Y es que informarse cuesta y no todos están dispuestos a pagar."

Citas de Ramonet sacadas de La tiranía de la comunicación, Ignacio Ramonet, Debate, Madrid, 2000

3 comentarios:

javi dijo...

Lo de El Pais es cada día mas impresentable y no digamos si se refiere a latinoamérica, no dan información, la manipulan para sus intereses y estos los ha ligado a la oligarquía. Y ojo con Público, aunque haya reculado sobre las primeras desinformaciones parece que la línea editorial va por malos derroteros, ¡omo se va notando el cambio en la dirección!

Anónimo dijo...

Sí, la prensa española parece que lleva unos años en los que su tratamiento sobre las noticias deja mucho que desear.

Estoy totalmente de acuerdo con javi: la manipulación es escandalosa, más parecida a un calamar gigante que lanza sus tentáculos para hacer daño político a los rivales.

A mí me encantaba la sección de CURSO DE ÉTICA POLÍTICA en el antiguo programa CQC cuando era presentado por el Gran Wyoming. El tratamiento de las noticias por parte de la prensa bienpensante y la "izquierdista" rozaban la contradicción más absoluta, cayendo fácilmente en la vulgaridad y absurdidad más completas.

Se ha perdido (a mi modo de ver) el principio periodístico de la información contrastada y objetiva. Los medios de comunicación (no estoy descubriendo petróleo, lo sé) han pasado a ser meras herramientas políticas.

Ya no pido que me cuenten lo sucedido desde un punto u otro de vista según si eres conservador o rojillo. Conque me digan lo que sucede me basta. Pero eso no vende.

Las únicas que no fallan por el volumen de datos (la mayoría intrascendentes) que manejan, aunque también dejen mucho que desear, son la prensa rosa y la deportiva.

El enmascarado Gustavo, el reportero más dicharachero.

Eva Mª Durán dijo...

Gracias por vuestros comentarios, compañeros. Totalmente de acuerdo.